Actualidad

La inundación se encargó de que el primer año de Ntonya Sande como una adolescente también fuera el primer año de su vida de casada. Hasta el momento en que el agua arrasó el campo de sus padres en Kachaso, en el distrito Nsanje de Malawi se habían estado ganando la vida. Luego se vieron reducidos a buscar barriles de leña para vender.

Entonces, cuando un joven llegó a su puerta y pidió matrimonio a la niña de 13 años, los padres no lo pensaron mucho tiempo, no se fuera a buscar en otro lado. Ntonya les suplicó que cambiaran de opinión. Era demasiado joven, suplicó. No quería irse. Pero fue en vano. Sus padres la sentaron y le hablaron clarito: el clima había cambiado y les quitó todo. No había suficiente comida. No podían permitirse otra boca en la mesa Seguir leyendo

El tándem género y cambio climático constituye una combinación de vida o muerte. Las mujeres, que son las que administran en muchos casos los suministros de agua y el uso de energía,  afrontan mayores riesgos en los desastres naturales que los hombres y, por eso, los eurodiputados piden medidas para atajar este problema, que afecta sobretodo a las más pobres, en el informe “Mujeres, igualdad de género y justicia climática” que se debatió ayer en el pleno del Parlamento Europeo y que se votará hoy.  Seguir leyendo

”La Universidad Agrícola de Punjab, en el norte de la India, hizo un experimento. Se dieron las mismas herramientas para plantar patatas a hombres y a mujeres, y resultó que ellas eran más eficientes en todos los campos: tardaban un tercio o la mitad menos de tiempo en hacer el mismo trabajo. Así que empecé a contar su labor igual que la de los hombres, y debo decir que este ha sido uno de los puntos más polémicos de mi carrera”, admite. Seguir leyendo

Se trata del primer encuentro sororo* organizado por mujeres profesionales y activistas del sector energético. El objetivo principal de este encuentro es tejer una red de apoyo y denuncia, generar herramientas de transformación social e impulsar juntas una transición energética ecofeminista.

El actual modelo energético, centralizado, conservador, oligopólico y patriarcal excluye sistemáticamente a las mujeres de las esferas más altas del poder, así como de la toma de decisiones de la política energética. Además de contaminante, obsoleto, ecocida e injusto, este modelo energético es machista y falocrático, lo cual rara vez es cuestionado, reproduciéndose las dinámicas de desigualdad y dominación en los espacios académicos, empresariales y sociales.

Ante esta situación, hemos decidido organizarnos

Seguir leyendo