Gure Sarea

El  Cambio Climático es un problema principalmente social.  Un gran número de estudios sobre el clima, la energía, la biodiversidad…  prueban que la mano del ser humano, nuestro modo de producción y nuestra organización social están detrás de la emergencia ambiental que vivimos.

No obstante,  las  investigaciones sobre el cambio climático y las acciones que de ellas se derivan, realizadas de manera casi exclusiva desde el ámbito de las ciencias naturales, ignoran a menudo la naturaleza social de esta cuestión socioclimática . Es difícil encontrar  alusiones a los patrones sociales de gestión, la apropiación y utilización de los recursos y bienes ambientales, las ventajas sociales, las desigualdades, los conflictos… en el corpus científico dedicado al Cambio Climático.  Se puede decir que la falta de  datos sobre las problemáticas sociales relacionadas con temas ambientales,  y especialmente con el cambio climático,  es sorprendente.

La ausencia del enfoque social,  sesgo habitual en el  tratamiento de las cuestiones ambientales,  provoca que introducir la perspectiva de género y hablar de género y cambio climático parezca casi ciencia ficción. Un reciente estudio canadiense (L’intégration du genre dans la lutte aux changements climatiques en Québec) muestra que en otros territorios la realidad es similar a la que encontramos en Navarra. En el mencionado estudio se afirmaba que tanto las autoridades, el personal técnico y las asociaciones desconocían o sabían meras generalidades sobre la problemática del cambio climático desde una perspectiva de género lo que explicaba la  invisibilización de este análisis.

Para que la adaptación al cambio climático no exacerbe las desigualdades sociales ya existentes debe integrar las preocupaciones, las realidades y las experiencias de las mujeres. Esta integración abarca desde una representación equilibrada en la negociación al más alto nivel hasta asegurar una participación pública transparente y que favorezca la participación de las mujeres, desde la convicción de que  las mujeres  somos  agentes de cambio necesarias en la adaptación al cambio climático.

Por ello, y  desde un pensamiento ecofeminista, hemos decidido poner en marcha la RED NAVARRA DE MUJERES CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO (RENAMUCC)/ KLIMA ALDAKETAREN KONTRAKO EMAKUMEEN NAFAR SAREA.