El cambio climático está creando una nueva generación de novias infantiles

La inundación se encargó de que el primer año de Ntonya Sande como una adolescente también fuera el primer año de su vida de casada. Hasta el momento en que el agua arrasó el campo de sus padres en Kachaso, en el distrito Nsanje de Malawi se habían estado ganando la vida. Luego se vieron reducidos a buscar barriles de leña para vender.

Entonces, cuando un joven llegó a su puerta y pidió matrimonio a la niña de 13 años, los padres no lo pensaron mucho tiempo, no se fuera a buscar en otro lado. Ntonya les suplicó que cambiaran de opinión. Era demasiado joven, suplicó. No quería irse. Pero fue en vano. Sus padres la sentaron y le hablaron clarito: el clima había cambiado y les quitó todo. No había suficiente comida. No podían permitirse otra boca en la mesa

FUENTE Rebelión

 
Comentarios

No hay comentarios.

Deje una respuesta